Actualización semanal

El dólar cerró la semana con pie fuerte. Sin embargo, los datos anualizados del PIB en USA revelaron una contracción del 0,7% para el primer trimestre de este año, peor que las primeras estimaciones de un crecimiento del 0,2% y una caída de la expansión del 2,2% registrado en el cuarto trimestre pasado año. Los datos apoyan la expectativa de que la FED tendría que considerar signos de debilidad en la economía de Estados Unidos, antes de elevar las tasas de interés por primera vez en casi una década. Mientras tanto, la lectura final del índice de confianza del consumidor de EE.UU. subió inesperadamente a 90,7 en mayo, aunque los números están muy por debajo del nivel de abril en 95.9. El informe plantea preocupaciones sobre el gasto del consumidor en el segundo trimestre, tras la débil demanda en el primer trimestre.

Por otro lado, los pedidos de bienes duraderos en los EE.UU, excluyendo transporte, superaron las expectativas del mercado. Además, el sentimiento sobre la salud del sector inmobiliario mejoró después de los datos sobre las ventas de viviendas nuevas, que superaron las expectativas. Los datos han dejado en evidencia que el mercado laboral mejora y, que las tasas de interés históricamente bajas y el aumento de los costos de alquiler, han impulsado el sector inmobiliario en los EE.UU.

El Euro cerró la semana en rojo frente a sus contrapartes, en medio de los crecientes temores de que el gobierno griego sería incapaz de llegar a un acuerdo con sus acreedores internacionales. Mientras tanto, los datos mostraron que el índice de confianza del consumidor GFK de Alemania mejoró hasta el nivel más alto desde octubre de 2001. Además, las ventas minoristas mensuales alemanas aumentaron más rápidamente de lo esperado, lo que indica que el consumo privado está ayudando al crecimiento económico en la mayor economía de la zona euro.

La Libra Esterlina perdió terreno. El crecimiento económico de Gran Bretaña se estancó y tiene un rendimiento peor de lo que se pensaba, así como un déficit comercial creciente. A juzgar por la situación, es probable que el Banco de Inglaterra mantenga su enfoque de esperar y ver qué pasa con la inflación por encima del mínimo de varios años.

EURUSD

La semana pasada, el euro cotizaba un 0,21% a la baja frente al dólar y cerró en 1.0987, ya que la incertidumbre respecto al pago de Grecia a sus acreedores internacionales, pesó sobre la moneda. El índice de confianza del consumidor de Alemania sorprendentemente se elevó, mientras que las ventas minoristas repuntaron a un ritmo que se esperaba más fuerte respecto a abril, por lo que impulsó las perspectivas de crecimiento de la mayor economía de la zona euro. Por otra parte, en Italia, el PIB aumentó 0,30% sobre una base trimestral en el 1T 2015, frente a una lectura sin cambios en el trimestre anterior. Esta semana, los inversores podrán dirigir su atención hacia la inflación, así como los datos de la tasa de desempleo de la zona euro y Alemania. Además, la decisión de tipos de interés del BCE obligará a mirar el mercado con mucha atención.

GBPUSD

Durante la semana anterior, el GBP cotizaba 1,29% a la baja frente al dólar y terminó a 1,5290, ya que los datos oficiales mostraron que el PIB del Reino Unido creció menos de lo esperado (0,3%). Otros datos económicos indican que los datos de hipotecas en Gran Bretaña muestran un alto nivel, mientras que el balance de ventas al por menor se elevó a un nivel de 51,00% en mayo, por encima de las expectativas del mercado de un avance a nivel de 20,00%. La decisión de las tasas de interés del Banco de Inglaterra, prevista para la próxima semana, obligará a mantener a los inversores en estado de alerta.

USDJPY

En materia económica, el IPC nacional de Japón subió un 0,6% sobre la base anual, a la par con las expectativas del mercado. Mientras tanto, la tasa de desempleo cayó inesperadamente a su nivel más bajo en 18 años. Por su parte, el Banco Central advirtió que el crecimiento podría frenarse temporalmente debido a un aumento de los impuestos a las ventas previsto para el inicio del año fiscal 2017. La tendencia del Yen durante la semana será determinada por los datos de los servicios y de fabricación.

USDCAD

Durante la semana anterior, el dólar cotizaba 1,42% al alza frente al CAD y terminó a 1,2454. El CAD estuvo bajo presión después de que la economía de Canadá entrara inesperadamente en recesión en el primer trimestre de 2015. El colapso de los precios energéticos provocaron una caída de la inversión empresarial. Durante la semana, el Banco de Canadá mantuvo su tasa de interés de referencia sin tocar el 0,75%, en línea con las expectativas del mercado. Además, el Banco Central señaló que se siente cómodo con el nivel actual de la inflación y también añadió que es probable que la economía canadiense repunte en este trimestre. Hacia adelante, los inversores se concentrarán en la tasa de desempleo de Canadá, el RBC manufacturing y los datos del Ivey PMI, para determinar la dirección en el par de divisas.

AUDUSD

La semana pasada, el dólar australiano cotizó a 2,4% a la baja frente al dólar y cerró en 0.7643. En materia económica, el Westpac leading index de Australia subió de 0,10% sobre una base mensual en abril. El índice había caído un 0,30% en el mes anterior, mientras que los gastos de capital privado cayeron 4,40% respecto al 1er trimestre de 2015. Otros datos económicos indican que la venta de casas nuevas en Australia subió respecto a abril, en comparación con el nivel del mes anterior. En la próxima semana, la decisión de tipos de interés del RBA y los datos del PIB Q1 de Australia deberán ser monitoreados de cerca.

Fuentes: DIRECT FX, Jarratt Davis